Atreverse: 4 claves para conseguirlo.
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Atreverse: 4 claves para lanzarte.

Atreverse: «Determinarse a hacer o decir algo que implica un riesgo. Osar.»

Esta es la definición de la Real Academia Española.

En nuestra vida, es algo necesario para conseguir lo que queremos, para aprender y crecer. Sin embargo, nos cuesta mucho. 😓

En este artículo, te voy a dar cuatro claves a tomar en cuenta para que atreverte se convierta en una realidad. Ahora mismo piensa en lo que te gustaría conseguir o hacer pero que postergas porque no te atreves. Al final de tu lectura podrás reflexionar y aplicar lo leído a tu propia experiencia.

Hagamos la luz sobre lo que tenemos que mirar y sentir para que nos ayude. En muchas ocasiones, no buscamos la llave en el sitio adecuado y sin embargo ya la tenemos en nuestro interior.

 

1- Atreverse y los detonantes.

Se trata de prestarles atención. Existen dos tipos de detonantes; los exteriores y los interiores. Me explico:

Desde el exterior.

En cuanto a los detonantes exteriores, no tienes demasiado control. Son los eventos que suceden. En general no los eliges o por lo menos no conscientemente. Puede ser un ERTE en tu empresa y pierdes tu trabajo, un divorcio o una pandemia. En este caso no dirías que es atrevimiento, dirías que te han obligado a cambiar, a hacer esto o lo otro. En realidad lo que facilitan estos acontecimientos es que sueltes la cuerda de seguridad. Permiten que veas otras «cuerdas» donde te puedes agarrar. Te parecía imposible y sin embargo lo haces. Sí, como Tarzán en la jungla, puedes soltar una liana y agarrar otra y fluir. 😁

 

¿Y qué pasa cuando miro hacia dentro?

Claro que no necesitamos que los acontecimientos nos obliguen a atrevernos para hacerlo. Contamos con los detonantes interiores para darnos pistas sobre cuándo es el momento de soltar la liana e ir a por otra. Son nada más y nada menos que nuestras emociones. Estas son nuestro GPS y nos dan información sobre lo que necesitamos. Aquí, sí, tienes más control: puedes prestarles atención y descodificar el mensaje que te dan sobre dónde estás en tu vida, qué quieres hacer y adónde quieres ir.

«Hay más sabiduría en tu cuerpo que en tu filosofía más profunda» (Nietzsche)

Tus emociones son tu hilo conductor. Cuando sabes escucharlas atentamente y entender la señal que te están dando, tienes una herramienta muy poderosa para saber cuándo te tienes que atrever.

Si no las escuchas, entonces crecerán, se harán molestas y se convertirán en un ruido de fondo continuo. Si sigues sin escuchar, tu cuerpo empezará a rebelarse de alguna manera. Simplemente no dejes que el miedo a la incertidumbre tape el resto de tus emociones. Recuerda que tu miedo no define lo que puedes o no hacer.

 

Huevos disfrazados de emociones. Escucha tus emociones para atreverte.
Tus emociones te dicen si es el momento de atreverte.

 

Para más reflexión o inspiración sobre el tema de la valentía, te dejo aquí el enlace a una de mis publicaciones en LinkedIn.

 

2- El autoconocimiento para atreverse.

Reconocer lo que nos mueve, lo que es motor para nosotras es un punto importante para tomar la decisión de cambiar algo en nuestra vida.

Saber lo que realmente te gusta, lo que es para ti y ser capaz de liberarte de las expectativas de los demás son ingredientes que facilitan mucho el atreverse en la vida. De la misma manera, es importante conocer tus fortalezas y tus capacidades. Es mucho más fácil afrontar un cambio si sabes con qué herramientas cuentas. Esto te hace sentir más segura y aumenta tu confianza en ti. Por eso se trabaja mucho cuando empezamos a hackear un impostor. El sentimiento de impostura y todas sus dudas menguan conforme vas aprendiendo a conocerte. Piensa también que una de tus herramientas es poder pedir ayuda… No tienes porqué hacerlo todo tú solita. Todo esto y mirarte como miras a una amiga te ayudará a desarrollar la autoconfianza necesaria para atreverte.

 

3- ¿Qué hacemos con la incertidumbre?

Lo sé. Tu cerebro está enganchado a lo seguro. Odia lo desconocido. Lo tiene que controlar todo.

Pero la vida está hecha de incertidumbre. Para atreverte no necesitas saberlo todo de antemano. De hecho, entonces no se llamaría atreverse ya que sin riesgo no hay atrevimiento. Lo importante es que sepas adónde quieres ir y tener una ligera idea de la trayectoria a seguir.  Luego lo único que tienes que hacer es concentrar toda tu atención en el primer escalón. No es necesario ver toda la escalera para avanzar. Poco a poco la irás descubriendo. Y aquí hay un tema que entender y que, para mí, es crucial:

Cada etapa te enseña algo… por lo tanto, cuando pasas a otra etapa, eres otra persona. La persona que necesitas ser para esta nueva situación. No puedes mirar hacia la doceava etapa con los ojos de la persona que eres ahora. Te faltan todavía todos los aprendizajes de las etapas intermedias. Cada una de ellas te convertirá en la persona capaz de alcanzar lo que quieres.

No se trata de atreverse y cambiar algo de golpe y a lo loco. Se trata de aprender y cuando aprendes, cambias algo o tu visión del mundo y eso te permite alcanzar tu meta. Muchas veces es lo que no tomamos en cuenta cuando no nos atrevemos.

El miedo y la duda no son la realidad del riesgo.

El camino aparece al andar.

Atreverse y la incertidumbre. Camino sin fin en el naturaleza
Conforme avances, podrás ver el camino. No antes.

 

 

4- El impacto de atreverse.

Te invito también a reflexionar sobre el impacto que va a tener el atreverte. Nos focalizamos mucho sobre nuestros miedos pero creo que es más importante mirar el impacto que podemos tener en el mundo. Te dejo unas preguntas para que puedas contestarlas y reflexionar:

¿Qué valor vas a crear al atreverte? Para ti y para los demás.

¿Qué vas a aportar?

¿De qué vas a privar a los demás si no lo haces? ¿Y a ti?

¿Qué ejemplo darás?

¿Qué tipo de persona quieres ser?

Atreverse no es fácil. Es incómodo. No… es muy incómodo pero te permite aportar valor desde tu unicidad. Te aportas a ti misma. Aportas a tu familia, a tu equipo, a tu empresa o a tu negocio.

 

Espero que estas cuatro claves para atreverse te ayuden a avanzar e ir a por lo que quieres en tu vida.

Te dejo un enlace más con tres buenas razones para atreverse: aquí

Si este artículo te resulta útil y te sirve de inspiración, dímelo en comentarios. ¡Me encantará leerte!

Y si piensas que te gustaría hacer coaching conmigo, contáctame y reservas un café virtual conmigo durante el cual podremos conocernos y contestaré a todas tus preguntas. Es una sesión de media hora, gratis y sin compromiso. Te dejo el enlace de contacto aquí.

Más Artículos de Chrystel

Deja un comentario