Cuaderno, gafas, ordenador y bolígrafos.
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Los beneficios de una «Did-It list.»

En estos tiempos inciertos y complicados, todos buscamos trucos y consejos para cuidar nuestra salud mental.

Si quieres recordar cómo puedes cuidar de ella, te dejo el enlace a mi otro post: aquí

Hoy te propongo un «tip» muy fácil de implementar que te puede cambiar la vida. O en parte por lo menos. 😎

Todo el mundo conoce la «To-Do list» o lista de tareas por hacer pero hoy te voy a hablar de los beneficios de la «Did-It list.» o lista de tareas hechas.

 

 

La «To-Do list»: la reina de las listas.

La queremos, la odiamos y no podemos vivir sin ella.

A su favor que nos lo pone fácil para recordar lo que queremos hacer. Además gracias a ella disminuye la ansiedad que llegamos a sentir cuando tenemos que acordarnos de muchas tareas. No hay nada como la sensación de vaciar la mente en una lista. 🤗

Sin duda, nos da una estructura y nos permite ver fácilmente los pasos que tenemos que dar para cumplir con nuestras quehaceres.

 

Hoja para hacer una lista, taza de café con leche y pequeñas flores secas.
La «to-do list», la reina de las listas.

 

Otro de sus beneficios es que, con ella, es mucho más fácil priorizar. Eso sí, allí tienes que hacer tú el esfuerzo de plantearte cuáles son tus prioridades. Sin este esfuerzo de poco te sirve la lista de cosas por hacer. Aprovecho este artículo para explicarte algo: nuestro cerebro SIEMPRE va a preferir las tareas simples. Le da igual si no son prioritarias, incluso si son inútiles. Nos tocará utilizar nuestro córtex  prefrontal para centrarnos en lo que es prioritario e importante. Puedes tener en cuenta este «defecto» de tu cerebro para dejar de procrastinar.

Existe una cantidad increíble de aplicaciones para estructurar nuestra «To-Do list» pero no todo es maravilloso con la reina de las listas.

 

¿Por qué una «To-Do list» puede tener un impacto negativo en la salud mental?

Fundamentalmente porque una lista de tareas por hacer demasiado grande y mal gestionada puede llevarte al agobio y a sentirte abrumada. Muchas personas añaden cosas y cosas a su lista y terminan con el cerebro literalmente «asustado.» Si no gestionas muy bien el tiempo que vas a necesitar para cada tarea o si no tienes muy claras tus prioridades, tu lista te puede jugar una mala pasada. En vez de mejorar, tu productividad ira a menos, te sentirás más cansada por la decepción y la tristeza al ver que no consigues hacer todo lo que quieres. Cansada también por el esfuerzo de tu cerebro para cumplir con todo.

 

¿Pero, Chrystel, me estás diciendo que no debo utilizar las listas de tareas por hacer? 😮

No, no digo esto. Utilizo una «To-Do list» pero siempre con su amiga la «Did-It list.»

 

«Did-it list», la amiga de tu salud mental y sus beneficios.

¿Qué es?

Aquí, ninguna sorpresa: es simplemente una lista de todas las tareas que haces a lo largo del día. Incluso las que no tenías previstas en un primer momento en tu «To-Do list.»

¿Qué tiene de positivo la lista de tareas hechas?

 

¿Cuáles son sus beneficios?

1- Para empezar la puedes analizar y ver si son muchas las tareas no planificadas que llenan tu agenda al final del día. Si es así: ¿Por qué? ¿Qué está pasando? ¿Cómo lo puedes solucionar? ¿Tienes que cambiar tu manera de planificar? ¿Necesitas una estructura más flexible? etc.

2- Al apuntar también las cosas pequeñas, sabes realmente todo lo que has hecho. No te quedas solo con la idea de que no has terminado el proyecto. ¡Esto le encanta a tu cerebro! 😀 En realidad permite limitar la frustración que puede llegar a dar la «To-Do list.»

3- Esto de la «Did-It list» es un caramelo para las frikis del control. Porque da una sensación de control más potente que la lista de tareas por hacer.

 

Chuches y caramelos de todos los colores
La «did-it» list: unas chuches para tu cerebro

 

4- Otro beneficio de la «Did-It list» es que al repasar luego tu lista, ves lo productivo que ha sido tu día. Si no sientes esto, entonces es un buen momento para rectificar. ¿Qué puedes mejorar? ¿Estás haciendo cosas productivas o te dedicas a evitar algo o a rellenar tu día?

5- Al tener listadas negro sobre blanco tus tareas terminadas, puedes ver claramente tu progreso para los proyectos  a largo plazo. Esto me lleva al siguiente punto:

6- ¡Estás más motivada! Es más fácil seguir si somos conscientes de nuestros pasos y de nuestras pequeñas victorias.

7- Te facilita poner tu día en perspectiva. NO, no todo ha sido negro y complicado. Has hecho muchas cosas y bien. Tu día no es tan catastrófico. (Esta perspectiva les viene bien a las que están abonadas al catastrofismo en sus cabezas)

8- Finalmente,  y para mí lo más importante, te permite darte una palmadita en el hombro. Párate y mira tu lista. ¡Enhorabuena! Te mereces un reconocimiento. ¡Date este reconocimiento! En vez de machacarte con pensamientos negativos y agresivos hacia ti, dedícate unos «piropos.» Sonríe, siente como tu cuerpo se calma.

 

Gotitas de agua en una hoja
Calma. Date el merecido reconocimiento gracias a la «dit-it list»

 

Este es un ejercicio potente. ¿Cuántas veces al día te das permiso para darte una palmadita? ¿Cuántas veces te reconoces tu trabajo?

El hacerlo es cuidar de ti misma y de tu salud mental. Es hacerte responsable de tus necesidades. ¿Por qué esperamos reconocimiento de los demás si no nos lo damos nosotras mismas? El parar y ser conscientes de todo lo que logramos es un punto fundamental para nuestro equilibrio mental y nuestra salud. Mejora nuestra autoestima, nos permite tener otra perspectiva sobre nuestra vida y nuestra valía. También nos ayuda a ver dónde estamos y qué necesitamos para avanzar más. Para todas las que van en la vida sin reflexionar demasiado sobre ella: este es un punto de partida.

Párate. Mira todo lo que haces. ¿Qué te agradeces hoy a ti misma? ¿De qué estás orgullosa?

Creo que con una «Did-it list» y estas dos preguntas, tienes una herramienta potente para cuidar a diario de tu salud mental.

Si quieres conocer más trucos o reflexionar un poco más, te dejo el enlace a mi perfil de LinkedIn donde hablo de muchos temas de desarrollo personal, síndrome del impostor o techo de cristal: es aquí

 

Más Artículos de Chrystel

Deja un comentario