El mar, un barco...todo listo para un viaje. El viaje del héroe en un proceso de coaching.
Compartir en facebook
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

Coaching: el viaje del héroe

 

¿Qué es «el viaje del héroe»?

Quizás hayas oído hablar de este concepto y si no, seguro que has leído historias o has visto películas basadas en esta estructura. Alicia en el País de las Maravillas, Matrix, Indiana Jones o El Rey Léon tienen algo en común: todas están construidas según el modelo del viaje del héroe de Joseph Campbell.

Joseph Campbell era profesor de literatura americana y según él, todos los héroes arquetípicos de la literatura responden a un único mito básico y sus vidas e historias siguen un mismo modelo universal. A este modelo se le conoce como «el viaje del héroe.» Sirve para construir grandes relatos de aventuras en libros, cuentos, películas y series.

 

Coaching y viaje del héroe…¿Qué tiene que ver?

Mucho. Casi todo. Cuando me puse a leer sobre el esquema estudiado por Campbell enseguida me di cuenta de que existía un paralelismo evidente con lo que pasa en un proceso de coaching.

Primero, el proceso de coaching se compara muchas veces a un viaje. Después de todo, se trata de ir de un punto de partida, descubrir tierras desconocidas, conceptos nuevos y nuevas posibilidades para llegar a la situación ideal deseada por el coachee o cliente. Habrá que soltar la orilla y atreverse para conquistar nuevos horizontes.

Luego, veremos que el proceso de transformación del coachee es muy parecido al de Neo en Matrix o de Luke Skywalker en La Guerra de la Galaxias.

¿Y el coach en todo esto? Tiene su papel, claro… Es un guardián que hace preguntas de mentor. Un coach no es un mentor. No debe serlo. El coach es el que acompaña, como los amigos-guardianes de Frodo le acompañan en su viaje hacia el Monte del Destino.  Aunque, claro, el coach hace las preguntas de Gandalf 😁 y tiene las píldoras de Morfeo en Matrix.  😉

«Yo solo puedo mostrarte la puerta. Tú eres quien la tiene que atravesar.» Morfeo (Matrix)

Así que veamos en qué consiste este viaje del héroe. Coge tu mochila que empieza la aventura…

 

Una brújula
La aventura transforma al personaje en héroe.

 

1- El mundo habitual del coachee.

La vida del futuro héroe transcurre más o menos tranquilamente. Aunque ya ha notado el coachee cosas que chirrían en su vida. Sabe que podría ir mejor pero se conforma con lo que hay. Neo, en Matrix, tiene un trabajo bastante aburrido en una gran compañía. Frodo vive más o menos feliz en la Comarca.

 

2- La llamada.

La llamada puede venir de distintas maneras. Es la razón por la cual uno emprende un proceso de coaching. Puede surgir después de una enfermedad grave, en una crisis existencial, la pérdida de un ser querido o de un trabajo. Quizás sencillamente salga de una sensación de vacío, de estar perdido sin rumbo o de una intuición de que se puede vivir la vida de otra manera.

Muchas veces es simplemente la necesidad de tener nuevas herramientas, de avanzar y dotar de sentido a la vida.  Sea lo que sea el detonante, es un desafío. La vida pide otra cosa al coachee. Se siente llamado a una evolución y una expansión de su identidad.

Aquí acaba de llegar Gandalf a la Comarca y le dice a Frodo que va a tener que encargarse del anillo.

 

3- La resistencia a la llamada.

Lo más normal es que el héroe se resista a la llamada. ¿Quién quiere salir de su zona de confort para irse a la aventura con tantos demonios por allí sueltos? No way! Después de todo es más fácil quedarse como estamos, en el «calorcito» de nuestra zona de confort. Muchas personas se piensan mucho tiempo lo de empezar un proceso de coaching, aun sabiendo que les podría ayudar. El no saber, los miedos a descubrirse , la falta de herramientas…lo vuelven todo más complicado.

Muchos dirán: «Bueno, si tampoco estoy tan mal….» El héroe tiene que elegir. Su intuición le dice de franquear el umbral pero puede decidir quedar en tierras conocidas…no por ello menos peligrosas a largo plazo.

Contestar a la llamada requiere valentía y libertad. Nos va a tocar soltar lo que conocemos, una parte por lo menos (en coaching tampoco se trata de ir a la Estrella Negra…😉) y hacernos amigos de la incertidumbre. ¡Con lo que nos cuesta esto!

 

Umbral. Una puerta para abrir y seguir el viaje del héroe
Pasar el primer umbral del viaje del héroe.

 

4- Pasar el umbral.

Pasar el umbral es una etapa de mucha incertidumbre y sentimientos encontrados y es un momento clave. Aquí empieza el viaje del héroe realmente. Su viaje de transformación. El coachee-héroe se enfrenta ya a un mundo desconocido, al reto pero no tiene todavía las armas necesarias..

Si el futuro coachee decide contestar a la llamada, entonces pasará el umbral y conocerá a uno de sus «guardianes» como los llama Campbell. Entra a escena el coach. Es un guardián que se mantendrá al lado del coachee durante el proceso. Le va a acompañar en su camino. Eso sí, no hará el camino por él pero le brindará el apoyo y las herramientas necesarias para alcanzar su meta. Trinity es guardián de Neo en Matrix y Sam es uno de los guardianes de Frodo en el Señor de los Anillos. En el viaje del héroe según Campbell, el personaje central tiene un mentor. Este papel no existe en el coaching. El coach será un guardián…eso sí, como decía en la introducción, con ciertas herramientas que irá entregando al coachee.

El viaje del héroe no se puede hacer solo. Los guardianes aparecen cuando uno está listo. Todos tenemos en nuestra vida una serie de personas que nos alentarán, nos ayudarán y nos darán las herramientas necesarias para conseguir lo que queremos.

¿Quiénes son los guardianes en tu vida? ¿Quiénes son estas personas que caminaron o caminan ahora a tu lado dándote el apoyo que necesitas?

 

Fantasma. Demonios.
Afrontar los demonios es de héroes.

 

5- Afrontar los «demonios».

Los obstáculos y las sombras está allí para que crezcamos. Representan las partes de nosotros mismos que no queremos ver, que tenemos olvidadas o de las que estamos desconectados. Son las entidades o pensamientos que nos impiden conseguir lo que queremos o que nos complican la vida. Uno de los retos del viaje del héroe y del proceso de coaching es aprender a lidiar con nuestros miedos, dudas, falta de seguridad, creencias limitantes y esquemas pegajosos. Gracias al coach, el coachee lo aprenderá en un entorno seguro y amigable.  ¡Ninguna necesidad de pasar por Mordor! 😁

En este punto el coachee-héroe se da cuenta de quiénes son sus aliados y sus enemigos realmente.

 

6- Desarrollar el ser interno y los propios recursos.

El héroe debe estar dispuesto a desaprender quién era y aprender quién es en realidad.

«Free your mind.»  Morfeo (The Matrix)

En esta etapa, el coachee aprende cuáles son sus fortalezas y sus valores. Se da cuenta de que tiene a su disposición más recursos de los que pensaba y descubre cómo hacerse con unos nuevos. Empieza a entrever la fuerza de su resiliencia y se abren puertas insospechadas aunque totalmente orgánicas para él. Es decir, unas opciones adaptadas a quién es y a su vida. El héroe entra entonces en una comprensión más profunda de sí mismo y empieza a ser capaz de desarrollar las herramientas que va necesitando.

Cambia sus creencias limitantes al darse cuenta de que estos mensajes en su cabeza han caducado y es conveniente sustituirlos por otros más adecuados a su nueva manera de ser y a su realidad actual.

 

7- La prueba definitiva.

Después de «ensayar» y practicar sus nuevas herramientas con el coach, el héroe pasa la prueba de fuego: la aplicación en la vida «real»… Va a necesitar valor, esfuerzo y dedicación. Como los héroes de las historias que nos gustan. Puede existir contratiempos pero el coachee ya crea su propia nueva realidad. Construye su mundo de otra forma.

Cuando creamos algo nuevo dentro de nosotros, el mundo cambia.

Si está dispuesto a soltar, a aprender, entonces gana. Es lo que nos enseñan todas las historias de héroes que hemos leído o visto a lo largo de nuestras vidas. Esa es la enseñanza: cuando te atreves a ser quien eres, ganas. Cuando sabes hacerte amigo de tus miedos y no dejar que te paralicen, ganas.

El nuevo mapa del mundo del coachee integra ya lo adquirido en su crecimiento personal y los descubrimientos del viaje.

 

8- La vuelta a casa.

Después de su transformación, el héroe vuelve a casa. Podrá compartir con los demás lo aprendido a lo largo del viaje. Los demás se darán cuenta de que algo ha cambiado. Podrán aprender de nuestro héroe. Es una parte importante del ciclo de transformación personal. Será fundamental para la persona ser reconocida en su nueva identidad. Volver a casa implica pasar por otro umbral y mantenerse conectado con sus valores, sus recursos y el sentido de la transformación. No todo el mundo verá con buen ojo los cambios, sobre todo si estos suponen la pérdida de influencia o poder para algunos.

Al final, la pregunta es: ¿Quién quiero ser cuando «vuelva a casa»? ¿Quién quiero ser al terminar el proceso de coaching?

 

Termina aquí, de momento, el viaje del héroe. Siempre es un viaje apasionante. Como guardián lo emprendo siempre con ilusión y responsabilidad: sé que mi coachee-héroe conseguirá lo mejor para él.

Al final creo que todos somo héroes en busca de nuestro crecimiento y sí, el coaching es un viaje…

 

Si quieres saber más sobre el «viaje del héroe» en las historias y aventuras que te gustan, te propongo un enlace a un vídeo que lo explica muy bien: Aquí

Si te apetece saber más sobre coaching, contáctame aquí

 

 

Más Artículos de Chrystel

Deja un comentario