Cuidarse.
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

¿Cómo cuidarse? La guía definitiva…

Cuidarse: Un tema más que nunca de moda. Cada una de nosotras tiene una idea de lo que significa para ella cuidarse. En nuestra sociedad, nos bombardean con imágenes y eslóganes de cómo nos tenemos que «cuidar.» Pero hacerlo, no solo significa cuidar de nuestra apariencia. Es algo mucho más global. Vamos a hablar de salud física y de salud mental porque la una no va sin la otra; las dos están íntimamente vinculadas. Somos una mente, unas emociones y un cuerpo y ninguna de estas tres partes funciona desconectada de las otras dos.

Ya oigo a algunas pensar: «Pero cuidar de mi misma es egoísta…» Pues no. Sé que tenemos, muchas veces, el reflejo de hacer pasar a los demás antes que nosotras. Las creencias limitantes que hemos ido incluyendo a nuestros pensamientos son numerosas: «La mujer tiene que sacrificarse», «Si cuido de mi misma, soy autocomplaciente», «Mi familia no se cuida, yo tampoco puedo», «Prefiero cuidar a los demás…»

Cada una podrá, si lo desea, analizar y cambiar estas creencias. Es uno de los temas centrales del coaching. Podemos averiguar hasta dónde son ciertas y de qué manera nos cortan las alas. Que quede claro que me parece muy loable querer ayudar a los demás. Es más, creo que la mayoría estamos en esta vida para ayudar a otras personas, cuidar de los demás, de nuestros niños, de nuestros mayores. Solo hay un problema:

El problema.

¿Cómo voy a cuidar de los demás si no me cuido a mi misma y termino agotada, deprimida, angustiada y de los nervios? Como dice la famosa frase; no se puede verter nada de una taza vacía. La falta de cuidados a una misma es también una falta de respeto ya que somos responsables, como adultos, de satisfacer nuestras necesidades – físicas, psíquicas y espirituales.

Ahora, te doy los puntos que me parecen importantes para cuidar de una misma de manera orgánica y completa.

 

Los puntos más obvios a tener en cuenta.

1- Lo primero será, naturalmente, cuidar nuestro cuerpo. Es la parte del cuidado sobre la que más sabemos. Somos conscientes de la importancia de una dieta equilibrada (la mediterránea puntúa muy alto), de hacer deporte, de hidratarnos correctamente. También conocemos los efectos beneficiosos de dormir bien, de relajarnos y de tener una buena higiene. No voy a añadir nada aquí salvo la importancia de hacer los chequeos médicos todos los años (dentista, ginecólogo etc.)

2- Respetar nuestros ciclos está muy vinculado con nuestro cuerpo y una parte fundamental de nuestro equilibrio. Como la naturaleza, tenemos y vivimos ciclos. Para las mujeres, algunos ciclos son bastante obvios: el ciclo menstrual, la menopausia… Pero podemos también prestar atención a nuestros ritmos circadianos o los ciclos de nuestra energía. Somos humanos y tenemos nuestros tempos. Os invito a aceptar y respetar estos altibajos de energía adaptando vuestras actividades en función del momento en el que os encontréis.

 

Sobre asertividad y amabilidad.

3- Cuidarse es, además, aprender a decir que no. A veces es necesario escogerse a una misma. Es un derecho asertivo. Es decir que todo ser humano tiene derecho a decir que no. Nos ayuda a poner nuestros límites, a respetarnos y permite que los demás conozcan nuestros límites y nos respeten. Cuando decimos que sí a todo, nos decimos que no a nosotras mismas. Sabemos muy bien la diferencia entre ayudar a otro desde el altruismo, la voluntad real de dar y el decir que sí por miedo a una mala contestación o por el qué-dirán. Nuestra intuición nos hace notar la diferencia. ¡Escuchémosla! Entonces, la próxima vez que estés a punto de decir que sí a algo sabiendo que no es lo correcto para ti, pregúntate: » ¿A qué voy a decir que no? » Aprende a decir que sí a tu bienestar, tu equilibrio y tu ser único. Si quieres trabajar más a fondo tu asertividad, te dejo este link: https://chrystelcoach.com/contacto/

4- Hablemos de amabilidad. Sí, la amabilidad hacia nosotras mismas. Podemos tratarnos de la misma manera que trataríamos a una amiga… ¡Sí, sí, podemos de verdad! No hablo de complacencia o de tolerancia excesiva. Amabilidad con tu cuerpo, ya lo hemos visto. Amabilidad aceptando tu errores y aprendiendo de ellos sin castigarte por ellos. Sé amable en tu discurso interior. ¿Has notado cómo te hablas? ¿Hablarías así a una amiga? Pues tú, eres tu mejor amiga… Si descubres que lo que te dices no son precisamente palabras amables, párate y cambia tu manera de hablarte. No es lo mismo decir: «Soy una nulidad.» que «Me equivoqué y aprendo…»

 

Perfeccionismo e higiene mental.

5- NO, a la tiranía con una misma. La perfección no existe y es el enemigo del bien. Queremos hacer muy bien las cosas pero no perfectas. El perfeccionismo suele esconder miedos y dudas. Puede ser una manera de protegerse para no hacer o no ser criticada. Es una presión que no nos merecemos. 😎

6- Nos han enseñado la higiene física y asumimos sin problema que tenemos que ducharnos todos los días, que nos tenemos que lavar los dientes etc. ¿Qué pasa con la higiene mental? ¿Qué entra en tu mente? Hoy en día, es aconsejable escoger muy bien lo que leemos, lo que vemos en la televisión y lo que «consumimos» en redes. Vivimos una época maravillosa en cuanto que tenemos todo al alcance de un clic pero somos los responsables de saber escoger lo que nutre nuestra mente.

 

Emociones e intuición.

7- ¡Vive tus emociones! Muchas hemos aprendido a esconder o tapar nuestras emociones. En realidad, nos dan un mensaje sobre lo que necesitamos. Si las obviamos, no van a desaparecer. Van a crecer hasta que no podamos más, van a crear más problemas y hasta enfermedades. Existen maneras de gestionar nuestras emociones. En esto también te puede ayudar un coach…😊

8- Conecta con tu intuición. Ella sabe. Tiene la información correcta para ti. Es parte de nuestro inconsciente adaptativo. Nuestro cuerpo y nuestro cerebro se acuerdan de las experiencias pasadas y con muchísimo detalle. Puede que no te des cuenta de la mueca de una persona al hablar contigo pero tu ojo y tu cerebro, sí. Y si esta mueca está relacionada con un asunto desagradable para ti…tu intuición sabrá reconocerla y te mandará señales si te vuelves a encontrar con ella. La intuición es un excelente modo de ganar tiempo, energía y evitar malas experiencias.

 

Naturaleza y gratitud.

9- Otra manera orgánica de cuidarse es estar en contacto con la naturaleza🌄  . Formamos un todo con ella y sentirla, tocarla y observarla tiene miles de efectos positivos sobre nosotros. Escoged la manera de acercaros a la naturaleza que más os gusta y ¡Disfrutad con todos vuestros sentidos!

10- Mi favorito: la gratitud. Siempre hago hincapié en la importancia de agradecer a la vida, a Dios, al universo, según nuestras creencias, todo lo que tenemos (O no tenemos y no queremos tener…). La gratitud es una de las claves de la felicidad. Si soy consciente de todo lo que realmente tengo en mi vida, agradecer me permite una nueva perspectiva alejada de la queja y del papel de víctima. La gratitud disminuye la presión arterial, mejora la capacidad para ser generoso y compasivo. Mejora el optimismo  y nos permite dormir mejor. Tiene efectos positivos sobre el sistema inmunológico y para terminar… Cuando sientes gratitud, no puedes sentir ninguna emoción negativa.

«La gratitud no es solo la más grande de las virtudes, sino la madre de todas las demás.» (Cicerón)

Así que te invito a coger un cuaderno y un bolígrafo y a escribir cada día las tres o cuatro «cosas» que agradeces y por qué lo agradeces. Después de unos días, cuéntame los resultados…

 

Personas y relaciones.

11- Resulta importante también escoger con cuidado a las personas que nos rodean. Decidir no ver a ciertas personas no significa que estas personas sean malas. Las personas no son tóxicas sino que tienen comportamientos tóxicos. Todos podemos ser tóxicos alguna vez para ciertas personas. Pero tenemos el derecho a protegernos, proteger nuestra energía y nuestro bienestar mental y podemos decidir alejarnos del todo o tener menos interacción con aquellas personas que nos hacen sentir mal. Si estas personas son muy cercanas, tenemos derecho a tener una conversación asertiva para poner nuestros límites. Que sean familia no les da derecho a ignorar nuestros límites y a demostrar una falta de respeto hacia nosotros. 

12- Me parece que cuidar de nuestras relaciones es otro punto indispensable. Voy a sentirme mejor si cuido mi comunicación, si dejo de siempre querer tener razón o de acusar a los demás. Un buen punto de partida puede ser dejar de pensar que  los demás me leen la mente y saben lo que necesito. ¡Cuánta energía y nervios me puedo ahorrar cuando comunico claramente lo que quiero y lo que necesito! Si precisáis ver cuáles son las necesidades que tenemos los seres humanos os dejo aquí un link: https://chrystelcoach.com/emo-cards/

 

Hacia una mayor tranquilidad.

Estos son los 12 puntos para empezar a cuidar de ti misma. Te invito a escoger uno o dos y a empezar a cultivarlos en tu día a día. Empieza hoy mismo…da un pasito. Cuando inicias este viaje, no puedes parar. Notarás como recuperas las riendas de tu vida, los «pesos» que vas dejando atrás y como andas por la vida más ligera.

Espero que este artículo te sea útil. Espero que  puedas alcanzar un mayor bienestar y un bonito equilibrio en tu vida.  No dudes en dejar un comentario: me gustaría saber si intentas uno de estos puntos y cómo te va.

 

 

Más Artículos de Chrystel

4 comentarios en «¿Cómo cuidarse? La guía definitiva…»

  1. Una guia muy util ! para guardar en el bolsillo o sobre la mesita de noche… De todos estos temas, creo que me vendria bien cuidar de mi sueño (a nivel del cuerpo), y para ello cuidar de mi higiene mental (cuidado con los pensamientos negativos al caer la noche…)

    Responder
    • ¡Muchas gracias Myriam! Un truco contra los pensamientos negativos… Cuando te das cuenta de que estás pensando algo negativo, párate y piensa. «Ah, mi cabeza piensa que…» Esto te permite tomar distancia y te deja espacio para buscar algo más positivo. 😉

      Responder
  2. Me ha encantado el artículo! Gracias por el recordatorio de cómo cuidarnos. De que no somos egoístas si nos damos tiempo para nosotras mismas.
    Bravo!!!!

    Responder

Deja un comentario